Decesos

Decesos

La pérdida de un familiar es un momento que, por desgracia, tenemos que pasar tarde o temprano. La situación es lo suficientemente delicada para que además tengamos que preocuparnos de todo lo que conlleva un deceso. Infinidad de papeles y trámites, llamadas de teléfono, organización… Todo esto está cubierto por tu seguro de decesos. Como familiar, no tendrás que preocuparte de nada.

Los seguros de decesos te protegen de afrontar gastos en un momento tan difícil como es un fallecimiento.

Evita las ofertas “estrella” en este tipo de productos: podrían no contener alguna de las coberturas básicas, con el consecuente quebradero de cabeza en el momento del sepelio. La opción más inteligente es contactar con tu correduría de seguros de confianza para que te explique qué póliza se adapta mejor a tus necesidades, asegurando así tu tranquilidad y la de los tuyos.

Serán los beneficiarios de la póliza quienes, en el momento del sepelio, decidan. La póliza tiene un capital asegurado que suele ser el coste habitual de cualquiera de los 2 servicios.

Cualquier persona. no obstante, el valor de la prima dependerá de muchos factores como la edad, estado de salud, etc.

Generalmente, no. Muchas compañías ofrecen todas las coberturas sin ningún tipo de carencia o permanencia mínima, por lo tanto estaremos asegurados ante este impreviso desde el día siguiente a su contratación.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR